Ruta del Txakoli - Álava Turismo

Txakoli de Álava/Arabako Txakolina es una Denominación de Origen que certifica el origen y la calidad del vino txakoli elaborado en el valle de Ayala. A esta denominación pertenecen los municipios alaveses de Amurrio, Artziniega, Ayala, Llodio y Okendo, y la localidad vizcaína de Orduña.

Álava es sobre todo conocida nacional e internacionalmente por la calidad de sus vinos tintos elaborados de forma artesanal en Rioja Alavesa, pero atesora también una tradición de siglos, menos conocida fuera de nuestras fronteras, en la elaboración del txakoli, un vino generalmente blanco a partir de uvas con cierta acidez.

Testimonios escritos del siglo IX confirman ya la elaboración de txakoli en el Valle de Ayala, particularmente en Amurrio, Llodio y Ayala.

La Denominación de Origen Txakoli de Álava es joven y se encuentra en pleno proceso de expansión. Nació en 2001 después de que un grupo de productores del valle de Ayala unieran fuerzas a finales de la década de los noventa para recuperar la elaboración de un vino tradicional ligado a los caseríos vascos que se encontraba en pleno declive.

Hoy Txakoli de Álava cuenta con una superficie de casi 100 hectáreas de viñedo, 8 bodegas y una producción cercana a las 600.000 botellas de vino blanco de calidad.

Un apunte para los más curiosos. Los expertos en etimología creen que el término “txakoli” se deriva del euskera “etxakoa” y “etxeko egina” -el hecho en casa-, y su evolución a “etxakon” para llegar primero a “txakon” y finalmente a “txacolin” o “chacolin”.

Ruta del Txakoli

La Ruta del Txakoli es una ruta integrada por bodegas de Txakoli, alojamientos turísticos, restaurantes, oficinas de turismo, etc., que han decidido trabajar juntos para dar realizar una oferta enoturística completa y de calidad.

Una oferta que pone en manos del visitante disfrutar de los secretos de las bodegas de txakoli y de catas especializada, pero que también incluye la posibilidad de conocer el casco histórico de Artziniega o el Conjunto Monumental de Quejana.

El valle de Ayala es vino e historia, pero también naturaleza y gastronomía.

Así, alberga paisajes de infarto, como el que proporciona el Mirador del Nervión o el Cañón de Delika, con la cascada más alta de España como telón de fondo; praderas y colinas pobladas por ermitas y caseríos; y parcelas donde productores de quesos artesanos nos muestra su trabajo y su sabroso resultado.

Más información

Ruta del Txakoli

Galería multimedia