Otras fiestas

Labastida

La Adoración de los Pastores de Labastida es una bellísima tradición alavesa implantada en la Edad Media. El cortejo pastoril que constituye parte esencial de la fiesta, se halla integrado por dos grupos, uno de pastores y otro de pastoras, aquél formado por once mozos con el llamado “Cachimorro” al frente, y éste por seis muchachas, ataviados todos con trajes típicos, así como de un pequeño rebaño que da carácter y ambiente a tales grupos.

La fiesta se inicia cuando este cortejo recorre las calles del pueblo bailando y cantando villancicos, hasta llegar al Ayuntamiento con el fin de invitar a la Corporación Municipal a que tome parte en la adoración. Hecha la salutación, la comitiva de Autoridades, pastores y público, se dirige a la Iglesia Parroquial donde se celebra la Misa del Gallo, en el transcurso de la cual continúan las danzas y villancicos. Durante el ofertorio, el “Cachimorro” presenta la ofrenda de un cordero vivo, cantando unas emotivas estrofas alusivas.

Al finalizar la Misa, vuelve la comitiva a la plaza del pueblo donde se halla el tradicional Belén Viviente. Allí se enciende una gran hoguera y se preparan las llamadas “sopas del Niño”, que son ofrecidas a la joven que representa la amable figura de la Virgen María, y con las que antiguamente se obsequiaba también a las Autoridades y a los espectadores.

En 1996, la Adoración de los Pastores de Labastida fue declarada de “Interés Turístico Nacional”.

Oyón-Oion

Otro curioso personaje centra el 21 y 22 de enero la festividad de San Vicente y San Anastasio en la localidad de Oyón-Oion: el “Katxi”. Este curioso personaje vestido con un sayo rojo y verde es el protagonista de las fiestas patronales desde el año 1676. En su paseo por el pueblo acompañando a las autoridades, el ‘Katxi’ se revuelca por el suelo en repetidas ocasiones mientras la bandera de la villa ondea sobre él.

Carnaval y Semana Santa

Para encontrar uno de los carnavales más singulares y antiguos de Álava debemos ir a Zalduondo. También tiene un protagonista principal: “Marquitos”, un personaje de tamaño natural que encarna todos los males. Es exhibido sobre un burro por la calles del pueblo y, tras ser juzgado, es quemado en la hoguera. Le acompañan otros personajes típicos como el barrendero, el cenicero, los porreros, las ovejas y el oso.

Desfiles de carrozas recorren las calles de Vitoria-Gasteiz durante el fin de semana de Carnaval. El jueves anterior al Domingo de Carnaval se celebra también el día de "Jueves de Lardero", con grupos de escolares disfrazados que cantan por la capital alavesa y ofrecen un concierto final en la Plaza de los Fueros.

Por otro lado, desde el Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección, varias procesiones recuerdan, en distintas localidades del territorio, la muerte y resurrección de Jesucristo. Dos ejemplos son los desfiles procesionales de Vitoria-Gasteiz y de Laguardia.

En Lagrán tras la escenificación del descenso, salen en procesión con “cirineos” encadenados a los pies que arrastran su penitencia en silencio, roto sólo por el ruido de las cadenas. Ya el Domingo de Resurrección se puede asistir a la popular “Quema de Judas”, tradición que también se celebra en Baños de Ebro y en Salinas de Añana.

En esta última localidad del Valle Salado, tras pasear el Judas por el pueblo montado en un borrico, es colgado de un “sauco” en una esquina de la plaza. A las doce comienza la procesión que se divide en dos para realizar posteriormente varios encuentros de estandartes. Finalmente se produce el encuentro entre los pasos de Jesucristo resucitado y su madre la Virgen María, y los jóvenes dan fuego al Judas al son de la música.

Laguardia

Entre los días 23 y 29 de junio, la normalidad de Laguardia abandona sus calles, todo se vuelve jolgorio y alegría, se celebran sus fiestas patronales, San Juan y San Pedro. Laguardia es un hervidero de gente. El 23 de junio a la una del mediodía, suenan las campanas y el chupinazo anuncia el comienzo de las fiestas. Es izada la bandera en el balcón del Ayuntamiento, entre el sonido de las dulzainas y el ruido de los cohetes, comienzan unas fiestas, que terminarán con la traca final y el entierro de la barrica.

Pero en Laguardia las fiestas no sólo son alegría y bullicio, las tradiciones también ocupan un lugar importante. El mismo día 23 de junio, a primera hora de la tarde, los Danzarines, con el “Cachimorro” a la cabeza, se encaminan, formando una curiosa comitiva, en busca del alcalde y del regidor síndico, a quienes conducen hasta la plaza, donde se procede a descender la bandera de Laguardia.

El descenso se realiza directamente del balcón a la calle, recogiéndola uno de los empleados del Ayuntamiento, para entregársela al regidor síndico. Acto seguido tiene lugar la entrega de flores. Tras esto, los invitados y el Ayuntamiento en Corporación, se dirigen precedidos por los Danzarines, el “Cachimorro” y los dulzaineros hacia la iglesia de San Juan.

Ya en la iglesia, se rinde la Bandera de la villa ante Nuestra Señora la Virgen del Pilar y el Santo Patrono, mediante la tradicional ceremonia de la tremolación de la bandera. Toda esta algarabía termina el 29 de junio con el 'entierro de la barrica', y con el estruendo de la traca final, se despiden las fiestas hasta el próximo año.

Elvillar/Bilar

El Dolmen de la Chabola de La Hechicera es uno de los dólmenes más importantes de Euskadi, probablemente sea el más grande y el que mejor conservado está de toda la zona. La víspera de las fiestas, en torno a la virgen de Agosto, se celebra un akelarre en las inmediaciones del dolmen; una representación con un macho cabrío, brujas...

Son las brujas que celebran el akelarre –en euskera, “prado del macho cabrío”– en el dolmen de la Chabola de la Hechicera en Elvillar. El cielo está estrellado, la música de la txalaparta –instrumento de percusión tradicional– suena incesante y en los corrillos que rodean la fogata se cuchichea lo que está a punto de ocurrir: la bajada de la Hechicera desde la torre de la iglesia hasta el Ayuntamiento. Es el pistoletazo de salida para las fiestas de Elvillar.

Llodio

Las fiestas de San Roque siempre han tenido fama de ser muy largas, ya que comienzan el 15 de agosto y no acaban casi hasta final de mes. El día de San Roque, 16 de agosto, es la jornada más importante de las fiestas, por lo que se organizan multitud de actividades. El último sábado de agosto, se celebra el día de las morcillas. Mucha gente acude para degustar este producto, y la fiestas se prolonga durante toda la noche.

Además, desde 1977 se organiza un concurso gastronómico de guisado de conejo y tortilla de patatas, que es muy conocido y popular.

Elciego

Las Fiestas Patronales y la Procesión de la Virgen de la Plaza en Elciego son las fiestas más importantes de la localidad. El 8 de septiembre es la fiesta local de la villa. El domingo anterior, en la Iglesia, se anuncian ya las fiestas con el pregón a cargo de una personalidad. Este acto empezó a organizarlo la cuadrilla de “Los Ilustres” allá por el año 1988 e ininterrumpidamente hasta el 2000, año en el que la gestión comenzó a desarrollarla el propio Ayuntamiento.

El día 7, se hace una ofrenda floral a Ntra. Señora de la Plaza y a continuación se lanza el cohete anunciador de las Fiestas. La Plaza Mayor viste sus mejores galas y “Barrihuelo” se une al jolgorio protagonizado por los blusas, brazos en alto, puro en boca, sin perderle de vista hasta que llegue al Ayuntamiento y descienda a saludar. Entonces, la banda de música, los gaiteros y los cabezudos parten de la Plaza para efectuar el tradicional “pasacalles”.

El día 8 de septiembre es el día grande y está dedicado a la Virgen de la Plaza. La procesión, la misa y las distintas ofrendas, todo ello rodeado de un ambiente musical exquisito con los Gaiteros y las Danzas, con la banda y con diversas autoridades, le dan a este día un carácter singular, en el que cada vecino de la villa lo toma como propio. Hay constancia de la antigüedad del ritual de esta ceremonia en un acta del 6 de septiembre de 1885.

Encierros, Verbenas, Concursos, Actuaciones y Toro de Fuego entre otras cosas amenizan los días y las noches a los peques y a los mayores, hasta llegado el día 11 en el que “Barrihuelo”, ya también cansado nos dirá "hasta el año que viene" en un acto querido por todos, en el que repasa los distintos avatares y anécdotas que ha observado durante las fiestas, y que se llama “Entierro de Barrihuelo”.

Enlaces

Fiestas de Vitoria-Gasteiz

Fiestas en otros lugares de Álava

Galería multimedia