Parque Natural de Izki

El Parque Natural de Izki está situado al sudeste de Álava, ocupa 9.143 hectáreas y alberga una enorme diversidad de paisajes, tesoros naturales y culturales.

Izki es esencialmente bosque, principalmente un marojal pero también hayedos, carrascales, robledables, quejigales, alisedas, abedulares, etc., y roca.

Pequeños ríos como el Izki, Molino, Berrón surcan el valle. El agua aflora en algunos puntos formando charcas, trampales e incipientes turberas para convertirse en hogar de anfibios y aves (zampullín chico, somormujo lavanco...) y una valiosa flora (nenúfar blanco, plantas carnívoras, etc.), todo ello baja la atenta mirada del águila real, el halcón peregrino, el alimoche o el buitre.

Los amplios pastos de las zonas altas, donde se alimentan vacas, yeguas y ovejas, delatan la presencia del ser humano.

Un amplio patrimonio cultural transmite la historia de estos valles y montañas: cuevas, ermitas, poblados fortificados, caleros, castillos, restos arqueológicos... y como colofón el pueblo medieval de Korres, único núcleo habitado en el interior del Parque. La gastronomía, la artesanía, las fiestas, las romerías y las casas rurales de pueblos cercanos incrementan el interés de este espacio.

Una red de 15 senderos de distinta dificultad y longitud permite al caminante descubrir los bellos parajes de Izki, observar su flora y su fauna, y apreciar las tradiciones y la cultura de los seres humanos que habitaron y habitan este territorio. Esta sendas llevan al visitante a diferentes puntos de interés, pueblos, valles, bosques, etc.

Si se pasea en silencio, a la sombra de los marojos, es posible oír el canto del pico mediano o el croar de la rana ágil. Con suerte puede verse fugazmente al corpulento jabalí.

La roca es ingrediente básico del Parque Natural. Sus inmensos roquedos calizos --Soila, La Muela, Kapildui...--, son visibles desde muchas de los recorridos propuestos que, además, ofrecen la posibilidad de conocer cuevas artificiales, monolitos, ruinas de castillos, puentes, molinos, todos ellos accesibles siguiendo diversas sendas.

En sus orígenes Izki fue agua. Hace entre 40 y 100 millones de años esta zona estaba cubierta por un mar somero, así lo atestigua la presencia de fósiles de bivalvos, corales, algas y otros seres vivos marinos, en las rocas de este Parque Natural. También se han encontrado restos fosilizados de grandes vertebrados, como huevos de dinosaurios.

Los grupos organizados pueden concertar una visita guiada consistente en un itinerario didáctico por algunos de los lugares más representativos del Parque Natural. Esta modalidad de visita puede desarrollarse a lo largo de todo el año en cualquier día de la semana, exceptuando los lunes, día en el que la Casa del Parque/Parketxea permanece cerrada.

Se organizan visitas guiadas con personal del Parque adaptadas a las necesidades del grupo tanto en cuanto a la duración como a la dificultad. Estas visitas se realizan de martes a viernes en periodo escolar.

También se organizan exposiciones, talleres, salidas y charlas.

El Parque cuenta con un área recreativa en las proximidades de la localidad de Korres con fuente, mesas, barbacoa y columpios.

Observaciones

  • Las rutas de montaña no están acondicionadas para personas con problemas de movilidad.

Joyas del Parque

PICO MEDIANO

Pocas especies animales pueden considerarse tan genuinas de los bosques como los pájaros carpinteros. En Izki se encuentran cinco de estas aves: el torcecuellos, el pito real y los picos: picapinos, menor y mediano. Este último es el más representativo, ya que es una de las aves forestales más raras y desconocidas, debido a su pequeño tamaño y huidizo comportamiento.

LA MUELA

Al norte de San Román de Campezo, en los límites meridionales de Izki, se alza una de las moles calizas más impresionantes: La Muela, con una altitud de 1.056 metros. Los abruptos cortados de su cara sur albergan una interesante colonia de buitre leonado. En su cima crecen hayas acompañadas de un denso bujedo.

LAGUNA DE OLANDINA

En los aledaños del Parque Natural de Izki, entre Vírgala Menor y Apellániz, se halla la Laguna de Olandina. Este atractivo humedal, rodeado por una orla de fresnos y robles, alberga una notable flora acuática –entre las que destaca el nenúfar blanco (Nymphaea alba)– y es el hábitat de valiosos anfibios como el sapillo pintojo y la rana ágil.

BARRANCO DE KORRES

El río Izki, tras siglos de constante erosión ha excavado un bello desfiladero entre los montes Soila y la Muela, en su recorrido desde Korres a Bujanda. Verticales paredes rocosas comparten este pequeño espacio con una rica variedad de árboles y arbustos –haya, quejigo, carrasca, boj...– dando al angosto valle una gran variedad de colores y texturas.

ROBLEDAL DE IZKI

Uno de los valores más notables de Izki son sus bosques. Destaca el marojal, formado por un roble llamado, en el entorno de este Parque Natural, almez (Quercus pyrenaica), especie que se distingue bien de los otros robles por sus hojas fuertemente lobuladas y peludas por el envés. Se extiende sobre unas 3.500 Ha. siendo el bosque de marojos de mayor tamaño de Europa.

Más información

Toda la información sobre el Parque Natural, fauna y flora, recursos, rutas y programa de actividades en la web y en la Casa del Parque de Izki, en la localidad de Korres.

Casa del Parque de Izki
01129 Korres, Álava
Teléfono de contacto
Correo electrónico
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El acceso al parque es libre, pero la Casa del Parque tiene su propio horario y calendario.

De martes a domingo, entre abril y septiembre
De 10:00 a 14:30 horas y de 16:00 a 19:00 horas.
De martes a viernes, entre octubre y marzo
De 9:00 a 15:00 horas.
Sábados, domingos y festivos, entre octubre y marzo
De 10:00 a 14:30 horas y de 16:00 a 18:00 horas.

Localización

El acceso a los núcleos de la zona norte del Parque (Vírgala, Apellániz, Atauri, Antoñana, Bujanda y Maeztu) se realiza por la carretera A-132. Desde Maeztu sale la carretera A-4124 que se dirige a San Román de Campezo y permite llegar a Korres.

El acceso desde el sur se lleva a cabo por la A-2124 que une Vitoria y Logroño y desviarse en Ventas de Armentia hacia Bernedo por la A-126, lo que permite acercarse a Markinez, Arluzea, Urturi y Quintana.

Galería multimedia