Algunas villas, pueblos y ciudades de Álava son un monumento en sí mismos al reunir en un reducido espacio templos religiosos, edificios civiles, palacios o murallas medievales.

Estos conjuntos monumentales están repartidos por toda nuestra geografía y son la excusa perfecta para conocer las distintas comarcas del territorio, su cultura y su gastronomía.