Álava fue siempre tierra de paso y esta circunstancia, junto con el hecho de ser un territorio objeto de disputa durante siglos entre los reinos de Castilla y Navarra, explica la construcción de castillos y torres de carácter defensivo en varias de sus colinas y localidades. Os invitamos a subir a los restos de estas fortalezas y recorrer sus salas.