LA RUTA DE LAS MEMORIAS SE ADENTRA EN TERRITORIOS QUE NOVELAN NUESTRA HISTORIA, RESALTANDO EL VALOR QUE LO COTIDIANO HA ADQUIRIDO CON EL PASO DEL TIEMPO. RECORRERLA TE REGALARÁ MOMENTOS MEMORABLES EN ESCENARIOS DE AYALA, AÑANA Y LAGUARDIA-RIOJA ALAVESA, EN LOS QUE CULTURA Y TRADICIÓN SE ABRAZAN.

Este viaje iniciático a los recuerdos comienza buscando un norte. Lo encontrarás en la Cuadrilla de Ayala, un territorio que ha sabido preservar esa belleza característica que tanto fascina. El primer hito de la Ruta te llevará hasta la localidad de Quejana donde se erige el impresionante Conjunto Monumental de Quejana (1) . Considerado Monumento Nacional del País Vasco, rememorarás episodios de tiempos remotos diseminados entre el Palacio fortificado, la Iglesia de San Juan Bautista, el Convento de Las Dominicas y la Torre-Capilla de la Virgen del Cabello.
Casi sin tiempo para digerir este baño de historia, a poco más de diez kilómetros, te esperan más momentos memorables en el monumental Casco Histórico, Santuario y Museos de Artziniega (2) . Testimonio vivo de que envejecer con elegancia implica mantener el carácter. Fundada en 1272 por Alfonso X, la villa rebosa edificios señoriales, palacios y casas-torre que mantienen intacta su trama medieval. Disfrutarás de todo su esplendor deambulando por las callejas de este fascinante Conjunto Histórico Monumental del País Vasco. Pero también, por su bellísimo entorno natural más próximo. Paseando puedes dejarte caer por sus interesantes Museo Etnográfico y Museo Santxotena, o acercarte hasta el Santuario de La Virgen de La Encina.
Llegado el anochecer, la comarca de Ayala te ofrece una variada oferta de restauración y alojamiento a la altura del entorno.

A la mañana siguiente, te esperan nuevas emociones en la Cuadrilla de Añana. Acércate con mente abierta para disfrutar cada matiz del Valle Salado de Añana (3) , declarado Bien de Interés Cultural y Premio Europa Nostra 2015. Sin duda, un legado de valor incalculable. Recorrer los senderos que se forman entre canales y terrazas salineras te sumergirán en sus más de 6.500 años de historia y en el proceso de recuperación de su particular arquitectura. Vivirás en primera persona el oficio de salinero y aprenderás a producir y degustar las distintas variedades de una sal de gran calidad. No dejes de bañar tus pies y manos en las aguas hipersalinas del Spa Salino, beneficiosas para la salud.
Muy cerca tienes una amplia oferta hostelera cuyas delicias gastronómicas te ayudarán a digerir los caprichos naturales recién disfrutados.
Tu nuevo destino se encuentra muy cerca de las Salinas, en la localidad de Tuesta. Si tus planes te lo permiten, en tu trayecto hasta allí, te encontrarás con el GR1. Un paseo de cinco espectaculares kilómetros de ida y vuelta en los que la naturaleza se manifiesta en todo su esplendor. También puedes asomarte a su entrada en coche y seguir rumbo a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (4) de Tuesta. Conocida como la Catedral de Valdegovía, esta hermosa iglesia fue declarada Monumento Histórico-Artístico ya en 1932.
Entrada la tarde, encontrarás buen alojamiento y mejor conversación en los numerosos agroturismos de la Cuadrilla de Añana.

A la mañana siguiente recuperadas las fuerzas y la curiosidad dirígete a la Cuadrilla de Laguardia-Rioja Alavesa. La villa de Laguardia te espera con nuevos estímulos. A las faldas de su colina se encuentra tu nuevo destino. El Museo Temático del Vino (5) está situado en la antigua finca de recreo del fabulista Félix Mª de Samaniego, coronado por un precioso jardín botánico. El complejo museístico ofrece numerosas actividades enoturísticas y, todos los sábados del año, cursos de iniciación a la cata de vino y aceite. Sin duda, una sugestiva visita donde conocer la historia y los rituales del vino de un modo muy ameno e interactivo, lleno de efectos audiovisuales, catas virtuales de aromas, etc.
Tras una experiencia para abrir boca... de admiración, el último hito de nuestra ruta te llevará a la colina del lugar. Allí, reposa la imponente Villa Medieval de Laguardia (6) , lugar mágico y evocador donde fabular entre sus calles. En los extremos del altozano encontrarás las iglesias fortificadas de San Juan Bautista y Santa María de los Reyes, con un pórtico excepcional que conserva en excelente estado su policromía. Muy cerca, te toparás con una escultura llena de maletas y zapatos. "Viajeros" del escultor Koko Rico, homenajea a los visitantes que se acercan a esta villa. A la caza de postales históricas de la villa, no dejes de merodear por la plaza de San Juan donde se encuentra la Casa Palacio del Fabulista Samaniego; o junto a edificios civiles históricos como Casa Primicia, del siglo XIV, en la que se recogían los diezmos y primicias. Llegado el mediodía, despídete de Álava con el mejor sabor de boca degustando la notable oferta enogastronómica del lugar.

Noches después, desvelad@ plácidamente sobre la cama, imágenes vividas en Álava se proyectarán en tu mente. Es tu yo interior, que te pide volver. Hasta pronto.

Conjunto Monumental de Quejana
Casco Histórico, Santuario y Museos de Artziniega
Valle Salado de Añana
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción
Museo Temático del Vino
Villa Medieval de Laguardia