LA DESBORDANTE NATURALEZA DE ÁLAVA ESTÁ DESTINADA A DISFRUTARLA SIN SUBTERFUGIOS. POR ESO, LA RUTA CIRCULAR DE LOS PARQUES NATURALES NECESITA DE MÁS TIEMPO PARA PALADEARLA EN SU JUSTA MEDIDA Y TE TOMARÁ UNOS DÍAS MÁS QUE LAS ANTERIORES. TÚ MARCAS EL RITMO, DURACIÓN Y LUGARES DE AVITUALLAMIENTO Y DESCANSO. AL RECORRERLA, LOS PAISAJES Y LAS SENSACIONES CAMBIAN COMO LAS FIGURAS DE UN CALEIDOSCOPIO. NO OLVIDES TU CÁMARA DE FOTOS O TU MÓVIL, PORQUE LAS SORPRESAS SE SUCEDEN A CADA MOMENTO.

Este singular viaje natural comienza en el norte del territorio histórico. Allí, en la Cuadrilla de Ayala, te espera un entorno donde masticar el silencio, la quietud. Sierra Salvada (1) es un imponente macizo de perfil irregular con grandes abismos. Rétate con esta grandiosa muralla natural. Tologorri, Ungino y Txarlazo, sus cumbres más emblemáticas, son un referente del montañismo vasco. Te esperan miradores, cañones, paisajes…, así como el Parque Lineal del Nervión, en los que poder sentir, tocar y respirar naturaleza en estado puro.

El puerto de Orduña te servirá como bucólico puente hasta el segundo hito de tu Ruta, el Parque Natural de Valderejo (2) . Su desbordada naturaleza y aislamiento geográfico convierten a Valderejo en un lugar mágico lleno de contrastes. Desde los imponentes crestones calizos de sus cumbres, donde disfrutarás de preciosas panorámicas de casi 360º, hasta sus bosques de hayas, pinos y encinas. Esta privilegiada flora es el hábitat natural de numerosas especies vivas. En los roquedos altos se asienta la colonia de buitres leonados más numerosa del País Vasco. La localidad de Lalastra es punto de salida de nueve senderos señalizados para visitar este espectacular valle semicircular ubicado en el corazón natural de la Cuadrilla de Añana. Entre ellos, bien puedes perderte por el que atraviesa el desfiladero del río Purón.

La tercera etapa de la Ruta te adentrará en tierra de Baco. La Cuadrilla de Laguardia-Rioja Alavesa acoge un capricho natural de gran valor ecológico, el Biotopo Protegido de las Lagunas de Laguardia (3) . Los cuatro humedales del biotopo, con rutas específicas señalizadas, son un ecosistema idílico para numerosas especies y dibujan una postal realmente bella. Con paciencia, podrás acompañar el vuelo errático de las aves que lo habitan. Merece la pena que te recrees en las escenas que forman las lagunas. Date tiempo, deja que el atardecer te sorprenda allí, tiñéndote de rojo.

Revisa la memoria de tu cámara de fotos, no puedes dejar de inmortalizar las estampas que te esperan en la Cuadrilla de Montaña Alavesa. El Parketxe de la localidad de Korres te sumergirá en el Parque Natural de Izki (4) , un oasis de paz donde mimar tus sentidos. Sus más de 9.000 hectáreas te ofrecen un mundo de biodiversidad donde conviven los bosques y las rocas. Desde su altiplanicie, rodeada de montañas calizas, otea el horizonte de Montaña Alavesa en busca de respuestas. Muchas de ellas, las encontrarás en La Muela de San Román o el Soila. En su ladera se asientan dos ejemplares de tejo y tilo, considerados Árboles Singulares. No dejes de intentar abarcar con un abrazo sus imponentes troncos.

Guiándote por la Ruta del Camino Ignaciano, tus anhelos de más naturaleza en vivo se verán recompensados en la Cuadrilla de la Llanada Alavesa. En el Parque Natural de Aizkorri-Aratz (5) la naturaleza se expresa con múltiples formas. Súbete a la montaña rusa de sensaciones y contrastes que te aguardan. Desde el monte Aratz, una cima con parajes y vistas muy bellas, hasta el Túnel de San Adrián, esculpido por la naturaleza en la roca.

Al despedirte de la Llanada por el itinerario del GR 25 llegarás a una espectacular carretera que rodea el Embalse de Ullibarri-Gamboa. Si te animas a recorrerla en bici o andando, su vía perimetral te regalará mágicas escenas de tu figura reflejadas sobre el ondulado espejo de sus aguas. Así, llegarás a uno de los parajes más auténticos de la Cuadrilla de Zuia-Gorbeialdea, Aramaio. En la muy próxima frontera entre Álava y Bizkaia se erige el Parque Natural de Urkiola (6) , penúltimo hito de la Ruta. Escenario de diversos cuentos, tradiciones y leyendas, la magia se percibe en cada forma natural del parque. Se dice que en una cueva de la impresionante pared vertical de la montaña habita una divinidad de la mitología vasca, Mari, la Dama de Anboto.

La Ruta circular de Los Parques concluye en otra de las fronteras naturales que comparten Álava y Bizkaia. En las más de 20.000 hectáreas del Parque Natural de Gorbeia (7) los sentimientos afloran a cada paso que das entre su infinita paleta de colores verdes. Dominando el parque natural más extenso de Euskadi se encuentra el monte Gorbeia. Su cima es un enclave natural emblemático repleto de connotaciones y el lugar perfecto para recuperar fuerzas y sensaciones, contemplando la inmensidad del paisaje.

De regreso, regodéate en la cumbre recién ganada mientras caminas por sus laderas y valles salpicados de bosques verdes y profundos. Entre los muchos estímulos que procura el parque, no dejes de pasear por el bosque de hayedos de Altube. Su peculiar geografía traza veredas para tranquilos paseos en una atmósfera única que invita a dejarse llevar, a integrarse con el entorno.

Descubrir Álava cala, muy hondo. Inundando de sentimientos ese lugar en tu interior donde la realidad se convierte en sueños. Tu destino está escrito, se llama Álava.Hasta pronto.

Sierra Salvada en la cuadrilla de Ayala
Parque Natural de Valderejo
Lagunas de Laguardia
Parque Natural de Izki
Parque Natural de Aizkorri-Aratz
Parque Natural de Urkiola
Parque Natural de Gorbeia
Monte Gorbea